De la tela a la ceramica...

Cuando comencé a pintar mis Ingenuos, al poco tiempo me vino la inquietud de cómo se verían mis dibujos aplicados en otros soportes, sacarlos de la clásica tela de pintura y hacer por ejemplo ropa o bolsos o tazones.

No pasó mucho tiempo cuando partí con un pendrive al centro de Talagante, lugar donde vivo, a ver que opciones tenía de imprimir mis dibujos en cosas, hice un dibujo pensando en la imprenta y lo retoqué en Photoshop.

Me fue bien para ser fuera de Santiago, volví a la casa con una polera, una bolsa de género y un tazón. Y fue este último el que me hizo CLICK en mi cabeza y una idea se comenzó a gestar.

La imprenta no me gustó mucho porque transformaba un dibujo único en un producto en serie, con lo que perdía su esencia de pintura que tiene la gracia de ser única e irrepetible, pero si pintara a mano cada tazón sería como una mini obra de arte cada uno, original y personalizado como son los Ingenuos.

Mucho tiempo pasó y esa idea no se fue de mi cabeza, hasta que dí con una persona que hacía clases de pintura en loza, así que no lo dudé y tomé el curso. Desde ese día no he parado de pintar loza.

Pintar loza me ha gustado tanto como hacer cuadros, además de que es casi terapéutico pintarlas, creo que es muy entretenido que mis pinturas estén en objetos que se usan en la cocina, son muy decorativos y siento que transforman el hecho de tomar un simple café en una actividad especial para el que usa una taza Ingenuos, ya que se lo toma en un artículo pensado para él o ella, con dedicación y amor únicos por parte de quien lo mandó a hacer, y por supuesto de parte mía!

Los invito a tomar un té o café hecho con amor al 100%

Coti.

Featured Posts
Follow Us
Archive