Amparo y la Zenit, amor a primera vista.

La Amparo mi hija menor siempre ha sido la que me pide que la deje mirar por el visor de la cámara y hace preguntas sobre su uso, siempre ha tenido la inquietud fotográfica, y como mi cámara es mi fuente laboral, la verdad nunca me atreví a prestársela.

Ya que ahora estoy haciendo clases iniciales de fotografía, a pesar que tiene solo 7 años, decidí hacerle su primera clase, que sería muy básica y con mis cámaras análogas, que son mucho menos delicadas para que un niño las pueda manipular.

Sacamos afuera las cámaras para que las mirara, tocara y probara ponérselas, mientras le expliqué a grandes rasgos como funciona una cámara réflex y cuales son sus partes, botones y palancas. Además le expliqué como funciona el rollo, como va pasando foto a foto y como se rebobina cuando termina. Su carita de interés me indicaba que estaba fascinada con el tema, y sentí una satisfacción inmensa de que tiene el bichito que yo siempre tuve heredado de mi papá.

Pero cuando tomó la Zenit 122, y apretó el disparador fue la locura!

Me dijo: “que rico como suena esta mami!!! Esta es mi favorita, además se ve la cosita que se abre y cierra adentro” (diafragma)

No la soltó mas, y se puso a mirar el mundo entero a través del visor de la Zenit, estaba realmente en otra, y yo aproveché de sacarle muchas fotos.

Ahora que le fui a dar las buenas noches, me preguntó si mañana cuando llegue del colegio puede jugar con la cámara que suena, y yo le dije que la esperaba con pila y rollo.

Mi niña hermosa me sigue los pasos, que mas puedo pedir???

Featured Posts
Follow Us
Archive