Viva la Vida

Siempre admiré mucho la historia de Frida Kahlo, con solo ver su obra uno puede sacar la cuenta de todo lo que sufrió esta bella mujer. Digo bella porque la belleza es relativa, lo que es lindo para mi, puede ser feo para ti. Y yo a ella la encuentro bella por dentro y por fuera.


Por fuera era pequeña y delgada, sus cejas pobladas pasaron a ser un ícono que la identifica y la hace distinta a las demás. Siempre vistió diferente a los de su época, siempre usó la indumentaria de los pueblos originarios mexicanos mezclados con piezas creadas por ella misma, sin prejuicios y orgullosa de sus ricos orígenes culturales. Esto la hizo destacarse como artista y fue invitada a posar en la revista VOGUE, en octubre de 1937. Cuentan que cuando se paseaba por San Francisco, Detroit y Nueva York, del brazo de su marido Diego Rivera, orgullosa de su estrafalio look, los autos de detenían para admirarla.


Bella por dentro, ya que fue una mujer valiente, orgullosa de sus raíces, positiva y llena de vida, pese a su vida llena de dolores y enfermedades.

Cuando tenía solo 6 años sufre de poliomelitis, enfermedad que la tubo postrada por 9 meses, y que le dejó como secuela una pierna muy debilitada. Su padre luchó incansablemente para rehabilitarla, animándola a practicar diferentes deportes, entre ellos el boxeo. Frida fue muy apegada a su padre, Fotógrafo de profesión, le animó siempre a acercarse al arte y la pintura.

Producto de esto, Frida no pudo convivir con otros niños de su edad, lo que la transformó en una niña solitaria, algo que también se ve reflejado en sus cuadros.


Además de esta terrible dolencia, cuando Frida tiene 18 años, sufre un terrible accidente en el tranvía en que viajaba. Se fracturó la columna en 3 partes, el pubis, y tuvo 11 diferentes fracturas en su pierna derecha y el tubo del autobús la atravesó por la cadera izquierda, saliendo por su vagina


Después de esto, fue sometida a 32 cirugías muy dolorosas y tuvo que utilizar un corsé de yeso para estirar su columna. Este terrible episodio de su vida la marca profundamente, y hay varios cuadros que cuentan sobre su dolor físico y emocional.

Sus padres le mandan a hacer un caballete para pintar en la cama, y es aquí cuando su pintura la comienza a hacer en serio.


En el 53 se organiza la primera exposición en México de su obra, y ella no quiso perderse el momento por lo que fue trasladada en ambulancia, con cama y todo hasta la galería, donde compartió con sus amigos y admiradores. Así era Frida, luchadora y positiva a pesar de sus sufrimientos.


“El segundo gran accidente de mi vida” es como ella llamaba a su gran amor Diego Rivera, a quien conoció a través de su amiga la Fotógrafa Tina Modotti. Frida y Diego se casan en el año 29, ella tenía solo 22 años y el 42.


A principios del año 30 Frida quedó embarazada por primera vez, y tuvo que sufrir un aborto terapéutico ya que el feto estaba en una posición incorrecta y debido al accidente sufrido los médicos le dijeron que no podría tener hijos jamás. Luego en el año 32 nuevamente se embaraza y vuelve a perder a su guagua.


De este aborto nace la pintura “La cama volando” donde explica como se sentía al perder a su “pequeño Dieguito” como ella lo nombraba.


Tras un tercer aborto, Frida descubre que su marido mantiene una relación amorosa con su hermana menor, Cristina, este no lo niega ni lo oculta y es aquí cuando ella decide separarse y posteriormente divorciarse de su segundo gran accidente. Frida se sume en una profunda depresión y se relaciona con otros hombres y mujeres. Es en este tiempo también cuando una de sus piernas sufre gangrena y termina en una amputación.


Al depender de Diego económicamente fue difícil la separación y volvían cada cierto tiempo, pero a Frida le llegó la fama y comenzó a ganar dinero, sus obras viajaron a Europa y cuando finalmente fue famosa, fue el mismo Diego quien hizo los tramites para el divorcio.


Pero cuando la salud de Frida comienza a decaer nuevamente, Diego le ofrece que vuelvan a estar juntos para cuidarla, ella acepta y se vuelven a casar, pero bajo la premisa de que cada uno vive su vida, se dividen los gastos, y nunca mas volverían a dormir juntos.


En esta etapa, Frida al fin encuentra paz, disfruta de las cosas simples, de pintar, leer y escribir su diario personal con su historia. Trabaja en una escuela y es reconocida por el Ministerio de Cultura.


Frida encarnó un nuevo tipo de mujer: autosuficiente, fuerte y de características sexuales andróginas

Fue de las primeras pintoras que expresó en su obra su identidad femenina desde su propia óptica de sí misma como mujer, ella fue una de las que contribuyó en la formación de un nuevo tipo de identidad para la mujer y es reconocida, hoy, como un símbolo.


Los últimos años de Frida fueron de dolor físico y depresión y antes de morir deja su ultima obra, una naturaleza muerta titulada VIVA LA VIDA.


Después de todos los sufrimientos que he contado en forma muy resumida, ella hace su última obra y la llama así. Después de sufrir y de dejar un legado artístico tan grande, después de vivir intensamente su vida, de amar, y de perder, ella nos dice como conclusión que la Vida hay que vivirla como nos toque hacerlo, y sacar de ella el mejor provecho.


Les dejo un pequeño homenaje que he querido hacer, mi modelo estuvo encantada de representar una pintora como ella, lo pasamos muy bien haciendo la producción y las fotos. Inspiradas en una mezcla de obras, el fondo selvático lo tomamos de la obra “Autorretato con monos”, el peinado es tomado de la foto de la revista “VOGUE” y la ropa una mezcla de sus looks mas usados.


Espero que les gusten las fotos y que VIVA LA VIDA!!


Coti.


Featured Posts
Follow Us
Archive